Íntimamente ligado con el campo y sus tradiciones, en Argentina el polo se practica en su más alto nivel. Complejo, exigente y elegante, este deporte combina la destreza del jinete heredada de los gauchos con excelentes caballos. Esa herencia, esa historia, hace de los jugadores argentinos, los mejores del mundo.